El mercado de la compra de alimentos online va en alza

22 diciembre, 2020
El mercado de la compra de alimentos online va en alza

Según los resultados de la VIII edición del ‘Gastrómetro, estudio anual del sector de comida a domicilio en España’, elaborado por JustEat, el mercado de comida a domicilio aportó 2.418 millones de euros a la economía nacional en 2019, de los cuales 740 correspondieron a las peticiones online, suponiendo un 31% respecto al total de pedidos (por teléfono y online) y un incremento de un 23% respecto a 2018, cuando la cifra alcanzaba los 600 millones de euros. Resultados que reflejan el crecimiento que las plataformas online han tenido en los últimos años.

En palabras de Patrik Bergareche, director general de Just Eat en España, “este año se cumplen 10 años desde que creamos la categoría online de comida a domicilio en España y, desde entonces, hemos demostrado que una compañía nativa en la economía digital puede ser rentable y, al mismo tiempo, perfectamente compatible con la creación de un modelo de negocio sostenibleen materia económica, medioambiental y laboral. Ahora que el sector se encuentra en un momento de enorme dificultad, queremos estar más cerca de ellos que nunca con el fin de ayudarles a paliar los devastadores efectos de la actual crisis y contribuir a la recuperación económica de nuestro país”.

¿Por qué comprar en Internet?

Por supuesto, este mercado online se ha vuelto muy popular entre los consumidores debido a sus muchas ventajas en contraste a las tiendas especializadas. Una de estas razones, la primera, es porque en la red existe más variedad de productos para elegir. Aquí podemos encontrar a nuestro alcance más de 21.000 productos, a diferencia de la cantidad de productos que, por cuestiones de espacio físico y abastecimiento, puede ofrecer cualquier tienda. Así, en una sola compra, los consumidores pueden adquirir los mejores quesos, vinos, patés y embutidos, entre otros muchos productos de calidad.

Por otra parte, se añade el poder descubrir productos que no están en cualquier tienda. Esto porque muchas empresas que elaboran productos gourmet son negocios familiares o artesanos para los que es difícil darse a conocer, a no ser porque Internet les permite una plataforma de fácil acceso en donde los consumidores pueden descubrir y disfrutar de estas marcas.

Además, el envío es rápido y cómodo. Las tiendas en Internet permiten recibir productos frescos o de la mayor calidad rápidamente en casa. Se garantiza que la compra llegue en condiciones óptimas, mediante técnicas como el envasado al vacío y el envío a temperatura controlada. Además, que satisface con creces la cada vez más creciente demanda de productos ecológicos y orgánicos, sin dejar a un lado la de productos locales y regionales. Por ejemplo, muchos consumidores buscan comprar al productor, conscientes de que de esta manera apoyan el comercio local, siendo que Internet les permite comprar sin salir de casa y directamente a ese productor.

Otra razón de peso para comprar en la red son el ahorro y las ofertas. En Internet se pueden comparar precios fácilmente y encontrar las mejores ofertas. Además que cuando elaboramos las listas de compra podemos ir controlando cuanto vamos gastando con cada producto que añadimos, sin sorpresas a la hora de pagar.  

Por último, otra ventaja de la compra de alimentación por Internet es que golpea en la línea de flotación de los aspectos que más valoran los clientes: comodidad, tiempo y precio. Los resultados del estudio FoodISDIgital, realizado por IPSOS para ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet), muestran una gran naturalidad en la convivencia e interactuación de los canales on y offline, que los clientes -con mayoría femenina- utilizan según sus preferencias aunque con significativas diferencias entre los distintos segmentos: reserva de restaurantes, petición de comida a domicilio y compra de alimentación.

El informe fue presentado el pasado 6 de abril, durante la jornada ISDIGITAL.DATA, en la sede del CAD (Centro de Aceleración Digital), por Nacho de Pinedo, y las tendencias más relevantes de dicho estudio fueron:

  • Un amplio porcentaje del 62% de los compradores digitales han comenzado a  adquirir productos gourmet, lo cual demuestra cómo el sector va desarrollando su presencia en la Red hacia un servicio más completo y complejo.
  • Los cursos también se abren paso en el mercado: una oferta que ya convence al 14% del usuario digital de foodies.
  • Los consumidores que hacen reservas de restaurante online son los más proclives al consumo de experiencias gastronómicas y, no sólo para ellos, sino que las regalan en la misma medida.

En este contexto, Nacho de Pinedo, CEO de ISDI, explicó durante la presentación de FoodISDIgital que:

 “Internet se está consolidando como el entorno natural para reservar restaurantes o encargar comidas por parte de los usuarios españoles, aportando una gran segmentación para adecuarse a los gustos particulares de los usuarios y un canal perfecto para opinar y compartir experiencias. Por otro lado, la compra de alimentación online está todavía poco desarrollada: representa un 3,7% del conjunto de las compras digitales de los españoles, el noveno puesto en el ecommerce español con apenas 80 millones de euros de facturación al trimestre. Sin embargo es el sector con mayor potencial: su crecimiento interanual es del 64% y le queda todavía mucho margen hasta alcanzar el nivel que ocupa en países de nuestro entorno como Gran Bretaña, donde representa el 20% de las compras anuales de los ciudadanos británicos. La clave para desarrollar a corto plazo este sector es reforzar valores añadidos del canal más allá de la comodidad y ahorro de tiempo”.

Hábitos de consumo durante la cuarentena

Por supuesto, el comercio de venta de alimentos online sufrió un importante incremento durante el confinamiento. El estudio de Just Eat también incluye datos de los primeros meses de 2020 que permiten analizar los hábitos de consumo de los usuarios y la actividad de los restaurantes durante el confinamiento y la desescalada.

Así, los resultados muestran como la comida a domicilio se ha consolidado como una fuerte vía de crecimiento para los restaurantes que han visto reducidos sus ingresos debido a la crisis generada por la pandemia. Y es que según el estudio  los restaurantes que ya disponían de delivery vieron aumentar sus pedidos entre un 40-50% durante este periodo, así como también muchos locales que no tenían este servicio, lo han implementado, dando lugar a un aumento del 200% en las altas de empresas, respecto el mismo periodo de 2019.

Los cambios provocados por la crisis sanitaria también se han visto reflejados en los hábitos de consumo de los usuarios, que ahora planifican más sus menús, siendo que las visitas a la plataforma de comida a domicilio han aumentado un 65% por la mañana y un 48% por la tarde. Asimismo, se ha detectado un aumento del 27% en las ciudades más pequeñas (hasta 30.000 habitantes) y de un 7% en las ciudades medianas (entre 30.000 y 70.000 habitantes).

Si es verdad que la tendencia en aumento de la compra online ya se venía reflejando desde principios de este año, el confinamiento fue un factor de impulso aún más fuerte, sobre todo en productos de primera necesidad, que eran más difíciles de adquirir en los supermercados y puntos de venta físicos.

En palabras de los expertos en materia: “Muchas personas están prefiriendo comprar a través de Internet para evitar acudir a los supermercados, que en este momento son posibles focos de contagio. La alimentación online cada vez está tomando más peso dentro del sector.”

Por otra parte, la venta de comida preparada online también ha experimentado un incremento en lo que respecta al número de pedidos, incluso hasta en un 300%, fundamentalmente debido al confinamiento y al teletrabajo. En relación a la  fuerza que ha cobrado el sector,  Luis Miguel Gil comenta “las personas están concienciándose sobre la necesidad de permanecer en casa. Además, el teletrabajo se ha convertido en algo habitual y muchos compran online comida preparada para ahorrar tiempo y no disminuir su productividad en el día a día”.

El futuro de la industria

Según el mencionado Gastrómetro de Just Eat, los puntos clave que marcarán el futuro del sector de la comida a domicilio serán el reparto basado en un modelo laboral responsable, la tecnología, la sostenibilidad y el impulso de las cocinas ciegas. 

Además, los avances en tecnología también propulsarán este mercado de compras online, por ejemplo, la robótica será una pieza clave en el sector, mediante coches autónomos que se encargue de las entregas, los cuales se piensan comenzar a implementar en un futuro no tan lejano.  De hecho, el informe señala que a un 59% de los usuarios les gustaría que su pedido se lo trajese un robot. 

Asimismo, la sostenibilidad medioambiental se verá reflejada en dos ámbitos: la movilidad y los envases. Esto porque cada vez son más los restaurantes que optan por utilizar envases ecológicos y vehículos eléctricos para el reparto de los pedidos. Además, según Cítricos Siscaret Naranjas al Día, venta de productos cíticos online, la categoría de productos bio ha crecido más de un 100% en el último trimestre de 2019, y se estima para este 2020 un incremento del 30%.