En qué hay que pensar para comprar una nave industrial

10 noviembre, 2021
En qué hay que pensar para comprar una nave industrial

Mucha gente no sabe en qué hay que pensar para comprar una nave industrial. Todos sabemos que, si la elección de una vivienda no es sencillo, aún menos optar por el hogar de una empresa.

Como suele pasar cuando un comprador llega a una oficina pidiendo información para adquirir un local comercial, hay que estudiar por parte de la inmobiliaria cada caso y saber si comprar o alquilar es lo que necesita.

Situación

Lo mejor es optar por un sitio cercano, con unas conexiones ideales por carretera y con transporte público. No solo hay que pensar en la mercancía, pues los trabajadores es necesario que se sientan cómodos y se puede desplazar fácilmente en su sitio de trabajo.

Comprobación de la cubierta

Hace ya más de diez años que  como nos dicen los especialistas en fabricación de naves industriales de ingenierosdurhi.es, la práctica totalidad de naves se realizan en bloques que son prefabricados en hormigón. Hablamos de una construcción de gran resistencia, durabilidad y que es sencillo de montar.

Quizá dónde hay más debilidad en las naves industriales es en la cubierta, siendo su talón de Aquiles.

Estudio de los certificados energéticos

Si se quiere vender un inmueble, es obligatorio el que cuente con el debido Certificado de Eficiencia Energética. Existen una serie de factores que determinen la clasificación. Para todo ello conocer las flaquezas, se puede estimar el coste de una reforma para el ahorro en consumo energético.

Solicitud del Certificado de Aprovechamiento Urbanístico

El documento pueda tardar un mes, algo que merece la pena esperar si se quiere saber el régimen urbanístico que tiene. Por ello es preciso para la apertura de un negocio para ver si se pueden hacer reformas como añadir una planta superior.

Comprobación del estado de las instalaciones

El negocio tiene unas necesidades en concreto, puesto que es posible que se instale una zona de exposición, donde se va a precisar de un suelo de hormigón pulido o si la nave la vendemos con cámaras frigoríficos, mejor hacer una comprobación de que las mismas funcionan de forma correcta.

Buena estimación del tamaño de la nave

Parece evidente que si se piensa en adquirir una nave industrial, las perspectivas de que crezca el negocio tienen que ser bastante buenas. Igualmente, la inversión se debe amortizar en unos años. No se debe optar por una nave industrial ajustada en cuanto a tamaño que puede pasar a quedarse reducida para las necesidades en tan solo unos pocos años.

En el caso de que encuentres una buena oportunidad que merezca la pena, vas a poder ir organizando el espacio para que se alquile como una parte para el almacenamiento de una empresa próxima que pueda necesitarlo.

El hecho de decidirnos por comprar una nave industrial o por otra es un proceso de los denominados complicados para lo que se va a precisar de un profesional en el caso de que quieras que sea un éxito.

Una decisión que no es sencilla

Disponer de una nave industrial que responde a las características de una empresa es algo que es más difícil de lo que parece y si una empresa se anima a afrontar un proyecto de este tipo debe saber muy bien lo que quiere y cómo lo quiere.

La mayoría de las construcciones son similares, pero bien es cierto que otros elementos y el diseño en algunos casos suele marcar las diferencias de manera evidente.

Lo mejor que se puede hacer es valorar las posibles empresas que se dediquen a este tema y hablar con ellos de manera cercana sobre lo que quieres y valorar el coste, la conexión y demás factores que pueden ayudar a que al final la nave industrial resultante responda a las necesidades que de una forma u otra podamos tener como empresa.

Solo así es la manera de poder obtener el éxito a la hora de contar con una nave que responderá a las necesidades existentes y sea una inmejorable carta de presentación de lo que tiene la empresa y de lo que puede ofrecer al usuario.

Luego, como es lógico, la empresa en cuestión tiene que contar con un mantenimiento adecuado para que la nave en cuestión luzca la mejor cara, pues muchas veces los clientes, de una u otra forma, pueden llegar a visitarla y hacerse con ello una idea de cómo se trabaja en dicha empresa.

Esperamos que toda esta información os haya sido de utilidad para afrontar la compra de algo tan importante y oneroso como es una nave industrial.