Un viaje por las farmacias más antiguas de Europa

22 octubre, 2019
Un viaje por las farmacias más antiguas de Europa

La palabra farmacia tiene su origen en la palabra griega pharmakia, y esta a su vez de pharmakon, que significa veneno o hechizo. Un veneno que proviene, según la mitología griega, de la serpiente. Higía, además también era la diosa de la sanidad, por lo que el símbolo que representa a nivel mundial a la profesión farmacéutica es la serpiente enroscada en la copa de Higía, símbolo que se utiliza al menos desde el año 1796, donde figura grabado en una medalla conocida como jetón por la Sociedad Parisina de Farmacia.

La farmacia tal y como la conocemos hoy es una ciencia relativamente moderna, ahora bien, el hombre desde sus tiempos más remotos siempre tuvo necesidad de curar sus enfermedades y heridas, por lo que la preparación de medicamentos, ungüentos, cataplasmas, infusiones, emplastos, etc. siempre ha estado presente a través de la historia de la humanidad.

Por todo ello os propongo un viaje muy interesante a través del tiempo conociendo las farmacias más antiguas de Europa, de las que se tiene constancia, y que a día de hoy siguen en activo, como pueden ser:

  • La farmacia de Santa María Novella, en Florencia (Italia) está considerada como la más antigua de Europa, fue creada en el año 1221 por los frailes dominicos y está situada en una parte del Convento Iglesia de Santa María Novella.
  • La farmacia Mala Braca, en Dubrovnik (Croacia), ubicada en monasterio franciscano del mismo nombre, se fundó en 1371 por un grupo de religiosos, conservando el inventario completo de la farmacia original. Cuenta además con un museo donde se pueden ver algunas piezas únicas de gran valor y una de las bibliotecas más antiguas del mundo.
  • La farmacia Raeapteek, en Tallin (Estonia) fundada en 1581, su fama fue tanta que a el mismo Zar de Rusia adquiría allí sus medicinas.
  • Farmacia de la Reina Madre, en Madrid (España), data de 1578, fue fundada por un alquimista veneciano. Debe su nombre a Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V y madre de Carlos III, así como a sus relaciones con la Real Botica de Palacio, por lo que fue la farmacia de referencia del rey Felipe V que cedió el escudo real a la botica.
  • Botica Ximeno, en Peñaranda de Duero-Burgos (España), fundada a principios del siglo XVIII por la familia Ximeno.

Farmacias históricas que a día de hoy están cerradas y reconvertidas:

  • Farmacia del Ciervo (Pharmacie du cerf), en Estrasburgo (Francia) situada en la Plaza de la Catedral data de 1268, cerrando sus puertas en el año 2000 para reconvertirse en “boutique de la cultura”, fue durante ese tiempo la farmacia en activo más antigua de Francia.
  • Farmacia de Llivia, en Girona (España), fundada a principios del siglo XV, se tiene constancia de que ya existía en el año 1415, cerró sus puertas en 1942, actualmente está reconvertida en Museo de la Farmacia.

Solo con hacer un pequeño recorrido por esta parte viviente de la historia podemos darnos cuenta de cómo han cambiado los tiempos. Así, lejos quedan ya estas farmacias, puesto que en la actualidad son muchos los empresarios que recurren a Farmacom para crear un diseño web destinado a la venta online para farmacias, por lo que os lo recomendamos si queréis seguir mirando con los ojos abiertos al futuro, así como para la promoción, puesto que la aplicación se adapta a las necesidades de la farmacia y, una vez adquirida, esta pasa a ser propiedad de la farmacia.

Mobiliario y utensilios utilizados en una farmacia de la época medieval

Adentrarse en una farmacia de esta época es contemplar la huella del antiguo quehacer diario de los boticarios. Una pequeña muestra del material que nos podríamos encontrar en alguna de estas boticas de la época medieval, además del mostrador o armarios, sería:

  • Botes de barro o cerámica de forma cilíndrica que utilizaban los boticarios para almacenar sus preparaciones sólidas o viscosas. Disponen de una boca ancha para introducir la mano.
  • Cartelas o rotulatas. La especificación escrita del nombre del medicamento que llevaban los recipientes contenedores como los albarelos para facilitar su identificación y utilización.
  • Botes de vidrio. Utilizados para preparados líquidos o blandos, como aguas, jarabes, aceites, etc. dentro de ellos se encuentran los botes cordiales, siempre de menor tamaño y que contenían los medicamentos denominados cordiales, es decir los destinados a reconfortar el tono vital.
  • Cajas de madera. Para almacenar y conservar compuestos.
  • Morteros con su mano. Destinados a triturar o emulsionar preparaciones. Para cada una de ellas solía utilizarse un tipo de material concreto.
  • Balanzas con sus pesos. Para pesar y dosificar los preparados.
  • Destinado a la destilación, generalmente realizado en vidrio.