¿Cómo ha ayudado la tecnología en la lucha contra el Covid?

11 febrero, 2021
¿Cómo ha ayudado la tecnología en la lucha contra el Covid?

La rápida expansión del COVID-19 ha hecho saltar todas las alarmas sanitarias a nivel mundial, tanto por el número de afectados y muertos cada vez más creciente, como también por la abrumadora capacidad de transmisión y contagio. Además de que ha puesto en jaque a la comunidad médica, que, por el mismo carácter silencioso, rápido y desconocido del virus, les ha impedido encontrar formas rápidas, certeras y masivas de parar la propagación.

Ante este escenario, era de esperar que los principales países líderes en desarrollo tecnológico, intentaran ayudar al sector salud en la lucha contra la pandemia por medio de los múltiples usos y aplicaciones que pueden extraerse de las nuevas tecnologías. 

En un principio, China y Corea del Sur fueron las principales promotoras, investigadores, empresas e innovadores en Europa, Estados Unidos y en todo el mundo que se sumaron más rápidamente a la batalla. Sin embargo, el desarrollo de soluciones tecnológicas en la lucha contra el actual coronavirus va incrementándose día tras día y son cada vez más las potencias que se unen al equipo.

Indago, expertos en soluciones tecnológicas para empresas, nos comenta los diferentes avances tecnológicos utilizados en la pelea contra el Covid.

Aplicaciones móviles y Chatbots al servicio de la telemedicina

Los servicios telemáticos se han vuelto clave en el desarrollo de nuestro día a día y la telemedicina aún más. Esta se ha vuelto una pieza fundamental para evitar el colapso en los hospitales, y el diagnóstico y tratamiento de la COVID-19 a través de procesos rápidos y sencillos en los que el paciente solo tiene que abrir una aplicación, detallar sus síntomas y esperar a que un médico le atienda a través de  una consulta virtual. Tanto es así que la estimación que se disponía antes de la actual crisis del coronavirus era que alrededor de un 70% de las visitas médicas programadas podrían realizarse de forma telemática, y ahora es de hasta un 20% más.

Las aplicaciones móviles, los gadgets y los chats inteligentes por supuesto forman parte del equipo para hacer frente al coronavirus, a través de funciones de pre-diagnóstico, descongestionando las vías telefónicas habilitadas para personas posiblemente contagiadas, y midiendo resultados.

En este sentido, China y Corea del Sur ha sido los principales promotores del uso de las apps para controlar la pandemia. A través de portales web especializados y plataformas digitales como Alipay y Wechat, las autoridades chinas han conseguido evitar desplazamientos a los centros de salud y, por tanto, nuevos contagios.

El sistema de este tipo de apps es sencillo. Básicamente consiste en registrarte en dichas plataformas y crear un usuario con todos los datos personales. Luego, se debe cumplimentar un formulario online en el que se añaden datos tales como la ciudad en la que se encuentra, si presenta sintomatología propia de COVID-19 o si ha viajado a zonas de alto riesgo.

Tras incluir tales datos, se genera un Código QR en color verde, amarillo o rojo, en función de las probabilidades de estar contagiado, de forma que si la persona se desplaza por el país pueda enseñar el código QR que tiene, ayudando a las autoridades sanitarias a llevar un registro aproximado sobre los posibles casos, así como la localidad donde se encuentran los mayores focos de contagio.

En España, estas son algunas de las apps más destacadas:

  • Asistencia COVID-19” Es la app del Gobierno de España para ayudar a gestionar la pandemia. Su objetivo es facilitar el autodiagnóstico y descongestionar los teléfonos de atención sanitaria de las diferentes comunidades autónomas. Además, los datos que proporciona permiten disponer de datos unificados y favorecer la gestión a nivel nacional
  • CoronaMadrid” que pretende establecer estadísticas concretas de la incidencia y evolución de la COVID-19.
  • Stop COVID-19” La particularidad de esta app es que requiere el número de la tarjeta sanitaria para su acceso, por lo que los datos se encuentran conectados con el historial clínico de cada persona.
  • COVID-19.eus” es la app desarrollada en el País Vasco, con un triple objetivo: prevenir el contagio actuando como una red social, donde los usuarios podrán añadir a familiares y amigos y la app les irá preguntando sobre su estado de salud; establecer un control y seguimiento de los contagiados, y ser utilizada como una herramienta epidemiológica, detectando las áreas con más casos, y aquellas con más curaciones.
  • Open Salud, app sevillana que ofrece de forma gratuita su plataforma de teleconsulta para que cualquier médico o clínica tenga la posibilidad de atender a sus pacientes de forma adecuada.

Inteligencia artificial en la lucha contra el coronavirus

Por otro lado, la inteligencia artificial también puede ser una poderosa herramienta para realizar predicciones sobre la evolución de la COVD-19, o incluso buscar un posible tratamiento. De hecho, ya está ocupando un papel muy importante en este desafío contra el coronavirus.

En primer lugar, destaca la creación de un nuevo sistema de diagnóstico: el Instituto de Investigación Damo Academy de Alibaba ha diseñado un programa dirigido a analizar las radiografías pulmonares, identificando con un 96% de exactitud aquellos pacientes infectados por COVID-19 y aquellos otros que padecen una neumonía ordinaria.

Por otro lado, la IA también se ha aplicado en el ámbito de la prevención y control de la pandemia, a través del desarrollo de aplicaciones automatizadas dirigidas a la monitorización de la temperatura, por ejemplo. Su principal objetivo es identificar a aquellas personas que presentan cuadros febriles para proceder a la prevención de la enfermedad. También está el sistema de reconocimiento facial que identifica rápidamente a quien no es portador de mascarilla.

También se ha desarrollado una plataforma digital que ofrece acceso a información veraz y contrastada por personal clínico, a los ciudadanos y a los sanitarios. Esta permite fácil acceso a la información oficial de las diferentes administraciones públicas, así como a las guías y protocolos de actuación contra el coronavirus, documentación y recomendación sobre medicamentos y tratamientos relacionados con la COVID-19 de forma permanentemente actualizada. Trabajo potenciado por las redes sociales que hasta han incluido secciones fijas y destacadas especialmente dedicadas a toda la información  referente al virus.

Incluso, algunas plataformas han ido más allá y ofrecen un modelo de aprendizaje automático (o “machine leargning”) para desarrollar terapias basadas en anticuerpos de pacientes que se han recuperado de la enfermedad.

Finalmente, también podemos mencionar la creación de un interruptor eléctrico que es controlado por voz. De ese modo, se puede dar la orden de apagar o encender los interruptores sin tener que tocarlos, evitando contagiarnos con el virus a través de focos de contagio en espacios públicos.

El Big Data acelera la investigación contra el coronavirus

Un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Estados Unidos, está utilizando Summit, el ordenador más potente del mundo, para ayudar en la lucha contra la COVID-19. Su gran capacidad de procesamiento de datos ha permitido simular 8.000 compuestos de medicamentos en dos días, 77 de los cuales muestran cierto potencial para evitar que la COVID-19 infecte las células. Sin mencionar, los datos, mapas y visualizaciones en código abierto y en tiempo real que se han diseñado para comprender el árbol genealógico del virus.

Drones y robots

Por supuesto, la robótica se ha estado haciendo un lugar de honor en casi todas las actividades de nuestra vida y se han estado involucrando de manera paulatina en el campo sanitario y médico, sobre todo durante esta emergencia sanitaria. 

Por ejemplo, en hospitales chinos se están utilizando robots que habían sido diseñados, en un inicio, para atender necesidades comerciales. Dichos robots realizan tareas sencillas, pero imprescindibles, como la entrega alimentos, medicinas u otros productos a aquellos pacientes que estaban situados en una zona de aislamiento. De esta forma se hace frente a una doble problemática: se suple la necesidad de trabajadores sanitarios y se reduce el riesgo de contagio entre pacientes y sanitarios.

Otro papel importante, el de la desinfección, también está siendo llevado a cabo por drones. En China, los drones han sido los encargados de desinfectar lugares públicos. Además, con algunos retoques, les han añadido altavoces para propagar mensajes de concienciación y prevención y, a través de la instalación de cámaras térmicas, también pueden analizar la temperatura corporal de los transeúntes.

Maquinarias para la elaboración de material de protección sanitaria

Uno de los elementos que se ha vuelto nuestro escudo principal en la lucha contra el Covid es la mascarilla. Es obligatorio su uso en cualquier espacio público y se utilizan cientos al día. Por eso se necesita un sistema de producción en masa que mantenga abastecida a la población.

Ante esto, la tecnología ha permitido la creación de máquinas de fabricación de mascarillas FFP2 atendiendo a normativa EN149, que alcanzan las 70 mascarillas por minuto en modo totalmente automático y que cumplen con:

  1. La normativa Europea con correspondiente marcado CE.
  2. Componentes de control: PLC, Servomotores y pantalla táctil de la firma SIEMENS
  3. Posibilidad de incorporar sistema de visión artificial para realizar inspección de calidad.
  4. Servicio post venta propio. Puesta en marcha y mantenimiento.