¿Para qué sirve un procurador?

7 junio, 2020
¿Para qué sirve un procurador?

Si desgraciadamente has tenido que lidiar en un proceso judicial, seguro que has escuchado la palabra procurador. Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste su trabajo? Hoy vamos a analizar un poco más esta figura que es esencial en los juicios.

Un procurador es un licenciado en Derecho que representa al cliente ante el Juzgado, en el ámbito de un procedimiento judicial. Es decir, es la persona encargada de recibir las notificaciones que puedan generarse en un proceso judicial (notificación de autos, de sentencias,…) y es quien también presenta los escritos preparados por el letrado. Y es que entre la figura del abogado y del cliente existe una figura intermedia que es el procurador.  A veces les denominamos ‘carteros cualificados’ porque realmente hacen labores de ‘intermediación’ entre el Juzgado y cada una de las partes de un proceso.

Ahora bien, los procuradores no son necesarios en todos los procesos  judiciales. Por ejemplo, en el ámbito de la jurisdicción social, cuando hablamos de despidos, sanciones laborales, etc, pero son imprescindibles en los procesos civiles, penales y de familia, es decir, en las separaciones, divorcios, modificaciones de medidas. Es curioso porque a veces muchos clientes no entienden por qué se tiene que pagar a esta figura, pero hay que darse cuenta de que es esencial en algunos procesos.

Funciones

“La principal misión que tiene encomendada un procurador dentro del proceso judicial es la representación procesal de los litigantes ante los Juzgados y Tribunales”, nos explican desde Sevilla Flores, un Despacho de Procuradores de Murcia al servicio de la procura desde 1955. Una especie de representante legal. También son los encargados de tramitar oficios, mandamientos y exhortos por delegación del órgano judicial de forma que aceleran la “maquinaria judicial”, reduciendo los tiempos de los procesos judiciales. Es decir, que si piensas que si ya de por si la justicia es lenta, si no existiera la figura del procurador sería aún peor.

Los procuradores también publican edictos y anuncios oficiales en los Boletines Oficiales, periódicos, etc. Gestionan y pagan las tasas judiciales en representación de los clientes. De igual forma actúan con los depósitos exigidos para la admisión de los distintos recursos

No hay que olvidar de que se ocupan de la presentación de todos los escritos que elaboran los letrados. En la tramitación del proceso judicial, un procurador elabora y presenta cuantos escritos sean necesarios en busca del impulso procesal preciso para evitar dilaciones en la tramitación del asunto

Cada día reciben en sus despachos las notificaciones dirigidas a los clientes y las ponen en manos del Abogado director del caso. Se encargan de la vertiente procesal, también elaboran el cómputo de plazos y vencimientos, recordando al letrado los mismos, así como las fechas de las vistas, y cualesquiera otros hitos del procedimiento.

Qué hay que hacer para ser procurador

Si estás pensando en ser procurador, tienes que saber que es una de las salidas profesionales a las que pueden aspirar los graduados o licenciados en Derecho. Además, la Ley 34/2006 de 30 de octubre sobre acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales establece que, los que terminaron sus estudios después del 31 de octubre de 2013, deben realizar el Máster de Acceso a la Procura, así como superar una prueba de aptitud.

No hay que olvidar que para trabajar en esto hay que inscribirse en el Colegio de Procuradores de la ciudad o provincia en la que se va a trabajar. Posteriormente darte de alta como autónomo y contratar un seguro de responsabilidad civil. Con la reforma procesal, los procuradores tienen la opción de ejercer en todos los partidos judiciales, algo mejor ya que antes de ese cambio estaban limitados a un único partido.

Cuánto vale un procurador

La mayoría de los procuradores que ejercen en España son trabajadores por cuenta propia y, por lo tanto, están dentro del régimen de autónomos o se dan de alta en la Mutualidad de Procuradores. Y sus ingresos dependen de la cantidad de trabajo de cada mes pero, a diferencia de los abogados, no pueden cobrar lo que quieran sino que deben atenerse a los aranceles regulados por el Real Decreto 1373/2003.

En él se establecen los honorarios máximos y mínimos permitiendo a los procuradores un pequeño margen de negociación del 12% respecto a las cantidades establecidas oficialmente.

Ya has visto que los procuradores son una pieza fundamental en los procesos judiciales. Por eso es muy importante conocer cómo es el hacer de un procurador, sus requisitos y funciones. Todo ello es importante a la hora de tener claras las diferentes salidas profesionales.