Salud Bucal durante las vacaciones

7 julio, 2020
Salud Bucal durante las vacaciones

Llamamos salud bucal a algo mucho más que a dientes saludables. La palabra “bucal” se refiere a la boca, que incluye no sólo los dientes, las encías y el tejido de apoyo, sino también el paladar duro y el suave, el recubrimiento mucoso de la boca y de la garganta, la lengua, los labios, las glándulas salivales, los músculos para masticar y la mandíbula.

Durante las vacaciones solemos relajar las rutinas de higiene dental, porque las rutinas generales cambian, sea por la flexibilidad de las horas de sueño, el tipo de actividades que hacemos o simplemente, porque durante las vacaciones el ritmo de vida es completamente distinto.

En esos tiempos de descanso en los que buscamos salir de nuestros lugares de origen para conocer nuevos lugares y culturas, no solamente cambiamos la rutina de sueño o de actividades, sino que también nuestras rutinas alimenticias varían, sea porque estamos en un lugar nuevo que tiene una alimentación diferente, o porque por cambiamos nuestros hábitos alimenticios comiendo lo que normalmente no comemos precisamente por estar de vacaciones.

Por ello, es importante que durante las vacaciones tengamos una higiene bucal óptima, pues si bien es cierto que las vacaciones son para relajarse y disfrutar de un merecido descanso, relajarnos demasiado en lo referente al cuidado de nuestra boca, puede generar problemas de salud a mediano y largo plazo.

Para conocer algunas recomendaciones a seguir para mantener una higiene bucal durante el período vacacional, conversamos con los profesionales de la odontología de El Consejo General de Dentistas de España, quienes compartieron con nosotros lo indispensable para que nuestra salud bucal siga siendo óptima durante las vacaciones

Salud Bucal antes, durante y después del viaje

Las vacaciones suelen planificarse con antelación, sea por las reservaciones de vuelos y alojamiento, o por la necesidad de que los viajeros consigan una fecha que les vaya bien a todos, esta planificación debe también incluir las medidas recomendadas para mantener la salud bucal. Por ello hablaremos de lo que debemos hacer antes, durante y después del viaje:

  • Antes del viaje
  1. Visita a tu dentista antes de viajar. La posibilidad de que tengas alguna pequeña caries u otro problema que puede ser resuelto rápidamente, puede hacerse más grande durante el viaje, por lo que lo ideal es que te vayas con la tranquilidad de la revisión. Además, si tienes un problema de base o estás a la mitad de un tratamiento sea estético o por otra razón, debes recordar que los cambios de presión en el avión pueden provocar dolor. Por esto es importante que cumplamos con la visita previa al odontólogo y que sea él quien nos dé las indicaciones necesarias a seguir durante el tiempo que dure nuestro viaje.
  2. Es importante mantener el número de tu dentista a la mano. Si durante el viaje sufrimos algún tipo de percance en los dientes o boca, llama y explícale lo ocurrido, ya que podrías revolver el problema tú mismo antes de tener que ver a algún otro doctor.
  3. Idealmente lo mejor que podemos hacer es contratar un seguro de viaje que tenga cobertura dental. Investigar varias opciones y que estas se adapten no solamente a nuestras necesidades, sino también a nuestros presupuestos, es importante antes de elegir uno. Escoge uno que tenga buena cobertura al país al que vas, te de beneficios y te sientas cómodo con él.
  • Durante el viaje
  1. Si durante tus vacaciones tienes alguna emergencia dental y no tienes seguro de viaje, recurre al consulado. Aunque en el hotel en que te hospedas puede ayudarte a encontrar algún dentista, en el consulado te darán una recomendación independiente y objetiva,  que no estará motivada por contratos o alianzas comerciales entre algún consultorio específico y el hotel, o por parentesco o amistad con el odontólogo.
  2. Si tu emergencia es un diente astillado u otra molestia que no te incapacite o que pueda considerarse menor, no tomes una decisión de forma inmediata, tómate un tiempo para investigar qué servicio es mejor para tu presupuesto y para la ubicación donde te encuentras.
  • Después del viaje
  1. Visita a tu odontólogo para una revisión general o para la continuidad del tratamiento en caso de tenerlo.
  2. Comunícale el tipo de alimento que consumiste y si tuviste algún tipo de malestar por pequeño que sea con esos alimentos.

Consejos de higiene dental para viajeros

Como mencionamos anteriormente, las rutinas durante las vacaciones cambian y es probable que mientras duren, no tengamos las comodidades o implementos que solemos tener en casa, por lo que compartiremos algunos consejos que nos ayudarán a mantener nuestra higiene bucal durante el tiempo vacacional:

  • Kit de viaje: Tener siempre un pequeño kit de viaje en el que tengamos cepillo de dientes, pasta e hilo dental, es algo que no solamente debemos hacer en vacaciones. Da igual si nos vamos a pasar el día o a comer al chiringuito de la playa o si tenemos una fuerte jornada laboral, lo mejor es llevar siempre un kit que nos permita cepillarnos luego de comer no importa donde estemos.
  • Cepíllate con agua embotellada: Si tienes alguna duda sobre el agua o estás en un país donde lo mejor es beber agua embotellada, lávate los dientes de la misma manera y evita cualquier enfermedad gastrointestinal.
  • Si no puedes cepillarte los dientes, recurre a agua o chicles sin azúcar: Lo ideal es tener a la mano siempre nuestro kit de viaje, pero si se te olvida o surge una comida de imprevisto y es imposible el cepillado, procura beber mucha agua tras la comida o masticar chicles sin azúcar ya que estos provocarán un mayor flujo de saliva en la boca y evitarán que se los restos de comida se asienten entre los dientes.
  • Beber mucha agua: Mantener la hidratación, sobre todo cuando nos encontramos en lugares con altas temperaturas es fundamental. Se recomienda tomar al menos dos litros de agua al día, no solamente para evitar la deshidratación, sino porque mantenernos hidratados, ayuda con la prevención de infecciones. Aprovecha también y consume verdura y fruta de temporada, como la sandía, que también aportan una alta cantidad de agua al organismo.
  • Proteger la boca del sol: Al igual que el resto del cuerpo, los labios son la parte externa de nuestra boca y hay que protegerlos con factor solar para evitar quemaduras, además es muy importante evitar maltratar los labios con mordidas.
  • No olvides tu férula: Los tratamientos odontológicos no deben detenerse durante las vacaciones pues esto puede ocasionar que los avances alcanzados, desaparezcan. Por ello es importante cumplir al pie de la letra las indicaciones del dentista durante el tiempo que estemos fuera. No descuides el uso de tu férula o mantenedores como el resto del año.
  • Evita las bebidas azucaradas: Esto no es solo durante las vacaciones, sino durante todo el año, cuidado con el consumo de estas bebidas y las consecuencias que pueden tener en nuestros dientes y en la aparición de caries.
  • Cuidado con las comidas y bebidas frías: Hay que prestar atención a este tipo de alimentos, pues los cambios bruscos de temperatura en las comidas y bebidas que tomamos pueden causarnos molestias debido a la hipersensibilidad dental. Por ello, cepilla los dientes tras tomar este tipo de alimentos.
  • Modera el consumo de alcohol y tabaco: Aunque durante las vacaciones todo se flexibiliza, recuerda que estos manchan los dientes y favorecen la aparición de halitosis, sin olvidar que estos malos hábitos nos hacen mucho más vulnerables a las enfermedades bucodentales.
  • Atento con el contacto con el cloro: Este químico utilizado en las piscinas favorece la acumulación de sarro, puede provocar la aparición de manchas en los dientes y puede dañar nuestras encías, por lo que es conveniente lavar la boca minuciosamente después de un día de piscina.

Cepillado correcto, indispensable para una buena salud bucal

Da igual si estamos de vacaciones o si estamos en nuestra rutina normal, el cepillado correcto es la mejor forma de prevenir enfermedades bucodentales, por ello, recordaremos la forma correcta de cepillarse los dientes:

  • Coloque el cepillo de dientes formando un ángulo de 45° con las encías.
  • Mueva el cepillo adelante y atrás suavemente con movimientos cortos que cubran los dientes por completo.
  • Cepille los dientes por las superficies exteriores, las interiores y las de masticar.
  • Para limpiar las superficies interiores de los dientes frontales, incline el cepillo en sentido vertical y realice varios movimientos arriba y abajo.
  • Cepille la lengua para eliminar las bacterias y mantener el aliento fresco.

La salud bucal es parte fundamental de nuestra salud integral, por lo que lo ideal es que se le de toda la importancia que verdaderamente tiene y que la cuidemos todo el tiempo, incluyendo el tiempo que estemos vacacionando, pues ser responsable con ella, significa que indiscutiblemente lo pasaremos mejor, pues la prevención es la mejor medicina.

Sin embargo, no podemos asegurar que no habrá problemas o accidentes, pues es imposible de controlar, pero sí tendremos la certeza de que lo que sea que ocurra, será fortuito y no una consecuencia de una mala higiene y salud bucal.