Cómo elegir al abogado de divorcios perfecto

12 mayo, 2020
Cómo elegir al abogado de divorcios perfecto

El amor no dura eternamente, y antes o después, casi todos los matrimonios rompen. Esto no debe ser tomado en cuenta como una tragedia, pero sí que es necesario tener ciertas cosas en cuenta para no cometer errores durante el proceso de divorcio. No todos los matrimonios acaban de la misma forma. Algunas relaciones terminan como el rosario de la Aurora. Por eso, lo mejor es contar con la ayuda de un buen abogado de divorcios.

Contratar a un abogado especialista en derecho de familia o en divorcios, no siempre es fácil. Por eso, en este post, te ofrecemos algunos consejos para poder elegir el mejor abogado especialista, el que más te conviene para tu caso. Para empezar, empezaremos por informarte de que, en la actualidad, existe TuAppbogado, donde podrás al mejor abogado especializado, el más cercano a tu zona y al que mejor se adapte a ti en función de tus intereses. Nada más recibir su caso, sus abogados especializados contactarán contigo para que decidas cuál es el que más te gusta, y sin ningún tipo de compromiso. Su equipo de profesionales estudiarán tu caso y te darán un presupuesto y todo el asesoramiento que necesites. Estás especializados en derecho de familia, derecho penal, derecho concursal, accidentes de tráfico, derecho laboral, derecho inmobiliario…

El boca a boca, los amigos de la familia, los recomendados por una compañero de trabajo, no siempre ofrecen los resultados esperados. Lo que para uno resultó un éxito para otro puede ser un auténtico fracaso. Y además, hay que tener en cuenta que no todos los abogados están familiarizados con los casos de divorcio. Por eso, si necesitas un abogados para tu divorcio, no debes quedarte con el primero que te recomiendan, sino que ha de estar especializado o al menos, familiarizado con el tema.

A continuación te decimos qué características debe tener un buen abogado de divorcios.

Las características del buen abogado de divorcios

1. Debe ser una abogado especializado o familiarizado con el tema

Pasa de contratar a un abogado porque sea tu amigo o alguien de tu familia. Puede que dediquen más tiempo a tu caso sí, pero de lo que se trata es de saber hacerlo bien, de obtener buenos resultados, lo mejor es confiar únicamente en abogados especializado o familiarizados con casos de divorcios, para que te pueda guiar a lo largo de todo el proceso de divorcio.

2. Ha de ser una persona con capacidad comunicativa: saber hablar y también escuchar

Estas cualidades, va a hacer que te sientas mucho más cómoda, sobre todo teniendo en cuenta que los temas a tratar pueden ser muy incómodos. Si no te sientes cómoda con tu abogada, si te da corte hablar con ella o con él sobre cuestiones tan íntimas, significa que no es el profesional que más te conviene para tu caso.

3. Tiene que dedicarle tiempo

Si te dice que está muy ocupado y que el caso le llevará tiempo, o si notas que apenas le dedica espacio a tu caso, pasa. Necesitas a alguien que esté pendiente de ti cuando lo necesites, que resuelva tus dudas, que soluciones tus problemas y que además, cuente con un buen equipo de profesionales trabajando conjuntamente con ella/él.

4. Tu abogado debe apoyarte y representarte

El profesional que elijas tiene que mostrarte siempre su apoyo y defender en todo momento tus intereses, lo cual no quiere decir que tenga que estar de acuerdo contigo. Solo ha de entenderte y defenderte. De lo que se trata es de que sepas que tu abogada te representará y defenderá. Para ello, una entrevista previa, se presenta como una muy buena opción para saber si estás delante del abogado perfecto para ti o no.

Cuándo sabes que has de divorciarte

Lo primero es la comunicación. Si le has dicho a tu pareja lo que te molesta y no te hace caso, es posible que se deba al hecho de que no te está escuchando, sino pensando en lo que te va a decir.

Por otro lado, están las expectativas de tu pareja. A lo mejor él espera algo de ti que no le das. Por ejemplo, algunas personas esperan que su pareja sea sumisa, dócil o bien, más placentera a nivel sexual. Cuando no lo consiguen, la relación empieza a resquebrajarse.

Salvar el matrimonio no siempre es la solución, porque si una parte lo intenta y la otra no, o si no lo hacen con el mismo compromiso, la relación, se resiente.

Es muy importante que pienses si eres o no feliz. Si no lo eres, acaba con todo. Lo mismo puedes preguntar a tu pareja. No tengas miedo a la soledad o a la intimidad. Cuando creas que no eres feliz, déjalo.