Un modo eficaz para crear la web de mi empresa

28 junio, 2017
Un modo eficaz para crear la web de mi empresa

Hace poco más de una década nadie esperaba el aumento en cuanto a importancia que iba a experimentar Internet. Aunque la red estaba experimentado un momento álgido y ya había muchos expertos que avisaban de que el futuro estaba en ella, había quien no se lo terminaba de creer. Hoy en día, que Internet es el principal medio para obtener información en el mundo es una realidad.

Esto ha supuesto un cambio a la hora de publicitar y dar a conocer un negocio. De un tiempo a esta parte todas las empresas han desarrollado sus respectivas páginas web y han competido por obtener un mejor posicionamiento SEO en buscadores como Google. Para ello, sin embargo, han necesitado la ayuda de verdaderos expertos en la materia.

Y es que confiar en esos expertos es clave para los que, como yo, no tenemos demasiados conocimientos de informática y de desarrollo de páginas web. En 2007 comencé mi actividad empresarial creando una entidad dedicada a la creación y distribución de todo tipo de botes y botellas: botellas para bebidas, frascos para colonias y perfumes… La idea que tenía en mente era la de distribuir toda mi mercancía al por mayor y para eso necesitaba que tanto las empresas de mi ciudad como las del resto de España conocieran mi fábrica y la actividad que llevaba a cabo.

La mejor manera de que eso fuera posible era creando una página web en la que publicar todas las actividades que desarrollábamos y proporcionar información a los potenciales clientes con el fin de atraerlos. Quería conseguir un sitio web que fuera llamativo y del que el visitante no se olvidara fácilmente. Eso me haría ganar posibilidades de contar con su confianza y ese es el objetivo que perseguía con tanto deseo.

No obstante, antes de nada necesitaba contactar con una empresa que tuviera cierta experiencia en la configuración de páginas web y que me pudiera proporcionar un servicio personalizado, eficaz y no demasiado caro. Decidí iniciar una búsqueda en Internet y pronto se destapó como una gran alternativa una empresa llamada Iniciatec, dedicada a cuestiones como las que me interesaban además de ofrecer todo tipo de servicios informáticos.

Decidido a que fueran ellos quienes me prestaran la ayuda necesaria, obtuve sus datos de contacto y llamé por teléfono para comentarles cuáles eran mis pretensiones y qué tipo de página web quería. Una web que estuviera perfectamente organizada y que ofreciera toda la información posible de los botes y botellas a la venta: su tamaño, su precio, su modo de elaboración…

Los profesionales de Iniciatec me dijeron que lo dejara todo en sus manos y que crearían la página sin ningún problema. Lo harían en un tiempo lo más reducido posible y comentándome hasta el más mínimo detalle del sitio web. Yo estaba encantado porque los muchachos de Iniciatec me habían dejado una buena impresión y me daba la sensación de que sabían perfectamente cómo ayudarme.

La página web, el cimiento de mi enorme éxito

En unos días, y tras mantener una comunicación fluida y un intercambio de opiniones con los profesionales de Iniciatec, la página web estuvo creada y lista para su uso. Aquel portal era justo el que yo necesitaba y contenía toda la información que deseaba, una información que estaba seguro de que atraería a una buena nómina de empresas hasta mi negocio.

Han pasado diez años desde que di vida a esa página web y los resultados de su excelente creación dieron lugar a un éxito brutal desde el primer día. Conseguí conformar una cartera de clientes decente y eso me ha permitido sacar adelante el negocio sin excesivos agobios, ni siquiera durante la crisis económica que comenzó el mismo año de la fundación de mi empresa.

Durante estos diez años, además, mi relación con Iniciatec ha seguido vigente. Las modas y los estilos en la conformación de páginas web funcionan de la misma manera que la moda textil porque las tendencias cambian año a año. Consciente de ello, he pedido varias veces la ayuda de sus profesionales y la he obtenido, nuevamente, de una manera rápida, eficaz y barata. Un auténtico lujo.