Comprar una casa de segunda mano y no encontrarte con situaciones no deseadas

4 octubre, 2017
Comprar una casa de segunda mano y no encontrarte con situaciones no deseadas

Que la crisis está pasando ya es una realidad, solo hay que ver que los datos económicos son cada vez mejores, incluso con la inestabilidad que genera Cataluña. España ha demostrado ser un país capaz de pagar sus deudas, y ahora afronta una etapa nueva en la que se tienen que superar retos, como la desigualdad de salarios y oportunidades.

Uno de los factores que nos permiten afirmar que la crisis está pasando es la cantidad de pisos que se venden. Incluso un informe de principios de años de Bankinter confirma que “El mercado inmobiliario español está acelerando su fase de recuperación en términos de demanda y precios”. Este mismo informe estima que la demanda residencial alcanzará un volumen cercano a 550.000 viviendas en 2018, impulsada por la mejora del empleo y las favorables condiciones de financiación.

Se empieza a mover otra vez el mercado inmobiliario, pero existe un parón en la obra nueva, cuyas ventas se encuentran lejos de las 110.00 unidades que se registraban trimestralmente en los años de la burbuja. Por tanto, la recuperación afectará principalmente a las casas de segunda mano.

A la hora de comprar una casa de segunda mano hay que tener en cuenta muchos factores, cómo el estado del bien inmueble, la calidad de los materiales de construcción, el contrato de compraventa y un sinfín de elementos. En este artículo entraremos a conocer en detalle alguno de estos aspectos a tener en cuenta, con el fin de que cuando entres en tu nueva casa de segunda mano, no te encuentres sorpresas no deseadas.

Antes de empezar a numerarlas, queremos recordar la importancia de elegir inmoviliarias especializadas capaces de informar sobre los puntos sobre los que hablaremos a continuación. Como es el caso de Inmoden, una empresa especialista en la venta de pisos en Denia, que gracias al trabajo constante y responsable que se realiza desde 1985 les ha permitido ser una de las primeras inmobiliarias en la provincia de Alicante.

Aspectos a tener en cuenta

Cuando un edificio es antiguo hay que tener cuidado con el cuerpo cierto, que es que cuando se compra un bien se acepta el estado en el que se encuentra el inmueble. Para evitar pasar por alto posibles desperfectos, es recomendable visitar el piso con un arquitecto técnico, siempre que el bien sea antiguo y se tenga dudas de que todo esté en buen estado.

También deberemos conocer el estado del edificio, ya que no será la primera vez que hay una casa muy bien amueblada en un edificio que parece que esté a punto de derrumbarse. Aquí también podemos acudir con un arquitecto a examinar la casa.

Un punto muy importante es cerciorarse del estado de los pagos a la comunidad. El vendedor tiene que probar que se encuentra al día con los pagos antes de firmar ante notario. Pero no será la primera vez que cuando se llega al momento de la firma hay sorpresas no deseadas. En estos casos lo mejor es pactar una rebaja del precio de la casa.

Muchos desconocen que cuando se compra una casa de segunda mano, adquieres la obligación de contribuir a los gastos de la comunidad, en concreto a las derramas. Para poder asegurarnos de que no existen derramas en el momento de la firma, o en momentos posteriores, se pueden pedir al vendedor las actas de las últimas juntas.

Por último, vamos a hablar de la Inspección Técnica de Edificios, un documento en el que se certifica que se cumple unas condiciones mínimas de seguridad y salubridad. Esto es importante de cara a pedir una hipoteca, ya que si el edificio no ha pasado la ITE es posible que no se conceda la hipoteca.

Estos son algunos de los puntos que hay que tener en cuenta, pero lo mejor es fiarse del instinto, y ante cualquier duda de que hay algo fuera de lugar, tomar medidas para comprobar si puede perjudicar de cara a una futura compra.