Cómo encontrar a un buen abogado

28 mayo, 2018
Cómo encontrar a un buen abogado

Encontrar a un buen abogado no siempre es fácil. Debemos tener especial cuidado y precaución, pues es un profesional que debe velar por nuestros intereses. En este caso conviene no elegir a la ligera, pues podemos lamentarlo.

En este sentido hernandezydiazabogados son un despacho de abogados tinerfeño que tienen una dilatada experiencia en las más variadas ramas del derecho, todo esto hace que sean un despacho que mezcla experiencia y que también ha apostado por la innovación.

La elección de abogado es un tema personal y elegir el primero que veamos en Internet es todo un riesgo, hay que hacer un análisis más profundo.

Vamos con los factores de más importancia para encontrar un buen abogado ¿no?

Debe ser de confianza

Cuando se está eligiendo un abogado tenemos que confiar en él. Vamos a precisar de la ayuda de un profesional, por lo que le tendremos que informar de todos nuestros datos y toda clase de información confidencial. No siempre sabemos si un abogado es de fiar de primeras, pero si viene recomendado por amigos o familiares, puede que sea un buen inicio. Además de la recomendación, deberías profundizar algo más y saber más sobre los puntos positivos y los que lo han sido menos para saber si debes elegir ese o continuar la búsqueda.

 

Un buen plan es mirar como actúan en las redes sociales para ver si moralmente se ajustan a los que buscas. En ocasiones en estas redes, especialmente si las manejan ellos, se pueden ver reacciones y formas de hacer que pueden decir mucho de ello.

No está nada bien criticar en las redes a otros colegas abogados, siendo este un claro signo de debilidad y también de mala educación. Tampoco es bueno que solo hablen o comenten cosas de sí mismos y no de los demás.

Todo esto antes era imposible de hacer, pero la llegada de las redes sociales nos lo pone a lo consumidores más fácil, no solo para ver cómo actúan, también para ver si el resto de clientes están contentos con el servicio. Igualmente puedes comunicarte con ellos online.

La experiencia importa

El que sea unos profesionales experimentados es algo que es importante. A los abogados se les suele pedir asesoramiento y en esto el que sean didácticos y claros es algo que no debemos dejar pasar por alto.  Hay que encontrarse cómodos. Bien es cierto que el que tenga experiencia a veces puede traducirse en que no de tanta importancia a nuestro caso o que tenga demasiados casos como para dar el seguimiento personalizado que necesitas.

Esto no ocurre con los que tienen menos experiencia la mayoría de las ocasiones. Esa falta de experiencia la suplen con más ganas y eso puede que te pueda venir bien. Lo ideal es que haya una mezcla de juventud y veteranía. Si lo encuentras, seguro que aciertas.

 

La primera toma de contacto

Desde luego que es importante, si tienes que recurrir al abogado, lo primero debes ver en tu entorno si conocen alguno que sea recomendable,. En caso de que no se puede ir buscan por otros medios como Internet. Lo recomendable es tener una terna a valorar de unos tres.

Cuando se habla personalmente con el abogado en la entrevista personal es cuando hay que intentar contar con información de utilidad, ya que es necesario saber si hay conexión entre futuro abogado y cliente. Podría decirse que en este caso nosotros somos el entrevistador y el abogado es el entrevistado que si todo sale bien trabajará para nosotros.

Volvemos a repetir que el feeling y que la claridad a la hora de exponer su visión del caso en lo que le puedas contar es importante. Adquiere gran importancia no solo que tenga buen discurso, también que sepa escuchar.

Como has podido ver, si buscamos, contactamos y evaluamos, todo ello, unido a nuestro particular criterio y tener las cosas claras, es más que suficiente para acertar en nuestra elección. Además, conviene no olvidar que al ser una elección fundamentada es menos posible que puedas fallar.

Desde aquí os deseamos la mejor suerte al encontrar profesional, lo cierto es que os hemos dado todas las armas para detectar buenos profesionales, pero al final es uno mismo el que debe sentir si conecta o no con el profesional. Estamos ante una relación humana con todo lo que ello conlleva.