Alicante, destino vacacional.

26 febrero, 2017
Alicante, destino vacacional.

Llevo veraneando en La Costa Blanca desde siempre, no hay nada mejor que sus playas de arena dorada y agua cristalina.

Así Alicante, es la provincia española con mayor número de banderas azules y cuenta con más de 218 km de aguas tranquilas y transparentes.

Se trata de una de las mejores regiones para los amantes de la playa, y es que, aunque hay muchas donde elegir, al final siempre terminas por tener unas favoritas.

Las Mejores Playas de la Costa Blanca

No es de extrañar que La Costa Blanca sea uno de los principales focos de turismo, sol y playa en el litoral español. Abarca las comarcas de la Marina Alta, la Marina Baixa, L’Alacantí y el BAix Vinalopó con playas amplias de aguas poco profundas.

Una de mis playas favoritas es, sin duda, la Playa La Granadella de Jávea, compuesta por rocas y grava, es una pequeña playa semiurbana de 200 metros de longitud, una playa rodeada de pinos, y muy adecuada para la práctica de submarinismo.

Otra playa si lo que buscas es un lugar más recogido es la Playa Carabassí de Elche, con su arena dorada y más de 900 metros de largo. Sin paseo marítimo y con acceso más difícil lo que da esa sensación de haber descubierto un tesoro en medio de la Costa. Otro aspecto a señalar de esta playa es que tienen una zona nudista y un excepcional entorno natural de gran valor ecológico, rodeada de dunas.

Por lo general, todas las playas de esta zona tienen el agua cristalina, pero ésta además goza de una excelente temperatura, más fresca de lo habitual en las zonas de Mediterráneo.

En la isla de Tabarca, se encuentra la Playa de Tabarca, conocida por su reserva marina debido a la biodiversidad de flora y fauna. Se puede acceder a ésta en barco desde los puertos de Santa Pola, Guardamar, Torrevieja y Alicante. El refugio perfecto para una escapada de fin de semana, además de ser ideal para quienes gusten del submarinismo.

En esta playa es donde empecé a bucear y reúne las condiciones perfectas para ello.

Si bien, el sitio del que tengo mejores recuerdos es Denia, es donde solía veranear con mi familia y a donde vuelvo siempre que puedo. Veranos en los que nos recorríamos la costa en bici haciendo pequeñas paradas en las playas más cercanas a la ciudad.

De hecho, sigue siendo una de mis zonas favoritas y todos los veranos suelo alquilarme un apartamento cerca de la playa con Romer Playa, que con su amplia oferta de casas y apartamentos siempre dispone de un alojamiento perfecto para lo que estoy buscando.

Es una forma de rememorar los viejos tiempos, y no soy la única a mis hermanos y primos les pasa lo mismo.

Casi todos los meses de agosto nos reunimos un buen puñado para volver a recordad aquellos veranos, muy al estilo de Verano Azul, la verdad es que solo nos faltaba Chanquete, aunque mi abuelo Pedro hacía un poco el papel de viejo lobo de mar y nos contaba historias de cuando salía a pescar.

Cuando nos reunimos todos solemos ir a Las Marinas como en los viejos tiempos, a andar por la orilla, y es que, con sus 15 km de playa, no hay nada como un largo paseo al atardecer.

Normalmente vamos desde Denia pasando por Vergel hasta Oliva, bien mantenida en limpieza y servicios y con esta agua cristalina tan característica de estas playas de la Costa Blanca. Muchas veces vamos a pasar el día, llevamos algo de comida y bebida.

Nos encanta sacarle el máximo partido a los días de playa y teniendo estas joyas de arena dorada al final el verano se nos pasa en un abrir y cerrar de ojos.