20 marzo, 2014

Podemos llamar servicios a cada una de las posibilidades que nos ofrece Internet de manera gratuita, como el correo electrónico, la búsqueda información en navegadores y buscadores, almacenamiento e intercambio de archivos, obtención de información a través de páginas y foros, conversaciones vía chat o vídeo llamada, acceso a equipos remotos…

Los estudios estadísticos revelan que los usuarios utilizan Internet a diario para realizar todas estas acciones desde hace más de 15 años, creciendo el número de usuario y acciones de manera exponencial cada año. La mensajería instantánea, la búsqueda de información y la comprobación de calidad de un producto según los usuarios antes de una compra son algunas de las actuaciones favoritas históricamente.

Pero si en algo se ha convertido en Internet en los últimos años es en una poderosa herramienta de la publicidad y el marketing, siendo escaparate de empresas de diversa naturaleza. Por ello es habitual la aparición de banners, cookies y enlaces que nos llevan a un producto para lo compremos u obtengamos más información sobre él. Actualmente, el rastreo de la publicidad que llega a nuestros ordenadores es cada vez más personalizado, pues los anuncios mostrados van en concordancia con las búsquedas que realizamos o con las páginas por las que navegamos. Las máquinas inteligentes están cada vez más preparadas para interpretar nuestros patrones de actuación y de búsqueda, dando con el usuario idóneo para cada anuncio y asegurando así un mayor éxito de ventas de productos. Además, las cookies permiten almacenar en el disco duro información sobre el propietario que será utilizada.

El comercio electrónico o e-commerce es una poderosa herramienta mediante la que el usuario está cambiando sus hábitos de compra. Para el empresario supone un ahorro en gastos físico que multiplica los beneficios por las ventas, incluso aunque tenga que asumir los gastos de envío, detalle que suele animar mucho al cliente a decidirse por la compra online sin salir de casa.

Internet también es una herramienta variadísima para agentes y bróker, por la gran información de la que disponen a golpe de ratón y que pueden ofrecer rápidamente a sus clientes.

Las bases de datos son un recurso de información muy codiciado por diversas empresas, para acceder a potenciales clientes con los que contactar, y son objeto de compra-venta en la red.

Con todos estos servicios y algunos otros que no hemos mencionado, no es de extrañar que Internet esté desarrollando una sociedad paralela que genera acciones al margen de lo visible, donde muchos servicios de pago en el mundo real son gratuitos, como el envío de archivos, la comunicación instantánea o las compras sin salir de casa, con el respectivo ahorro en desplazamiento y tiempo.

Además, online podemos consultar programas de televisión a la carta, sin depender de un horario de programación, y crear listas de música gratuitas, sin depender de un equipo o soporte físico donde almacenarlas (el romanticismo de grabar discos con una selección de canciones variadas se está perdiendo).

Con todo lo que ofrece Internet, ¿cómo no disponer de un espacio para hablar de ello?

Deja un comentario